Rinoplastia o Cirugía Estética de la Nariz

Merece la pena 91% Merece la pena Basado en 1588 evaluaciones de pacientes

El término Rinoplastia se utiliza para todo cirugía destinada a corregir los trastornos estéticos y/o funcionales de la nariz.

540334La intervención tiene por objetivo modificar la morfología de la pirámide nasal ( ya sea en su totalidad o parcialmente) y eventualmente corregir problemas funcionales.

El procedimiento de Rinoplastia puede realizarse en forma aislada o estar asociado a otro gesto quirúrgico a nivel facial. La asociación más frecuente es con el procedimiento conocido cómo genioplastia (modificación del mentón, realizado generalmente en el mismo tiempo operatorio para mejorar la totalidad del perfil del o la paciente).

El principio de esta intervención radica en remodelar el hueso y los cartílagos que constituyen la infraestructura de la nariz y le brindan su aspecto particular. La piel que recubre la nariz deberá readaptarse luego sobre el armazón osteocartilaginoso que ha sido modificado

Esta cirugía se puede practicar, tanto en la mujer cómo en el hombre, generalmente a partir de los 16 años de edad.

Antes de la intervención quirúrgica

Podrá ser necesaria la realización de una Tomografía Axial Computarizada del macizo maxilofacial para una correcta evaluación de la anatomía nasal.

La intervención

Incisiones:

Clásicamente se encuentran bien disimuladas. Pueden realizarse, bien en el interior de las narinas o sobre la columela. En ambos casos resultan imperceptibles.

Disección:

A partir de estas incisiones, se diseca el esqueleto osteocartilaginoso de la nariz aislándolo de la piel que lo recubre.

Correcciones varias:

La infraestructura osteocartilaginosa así expuesta puede ahora ser modelada según lo programado. Esta etapa fundamental de la cirugía involucra a una infinidad de procedimientos. Podremos entonces estrechar una nariz muy ancha; realizar la resección de una giba osteocartilaginosa; corregir una desviación; afinar una punta; acortar una nariz muy larga etc. En ocasiones puede ser necesario el uso de injertos cartilaginosos.

Suturas:

Las incisiones son cerradas con hilos muy delicados y generalmente reabsorbibles.

Curación y taponaje:

Las fosas nasales generalmente se encuentran ocluidas con un taponaje nasal anterior. Este será retirado dentro de las primeras 48 horas del postoperatorio. Es importante tener en cuenta esto último para no asustarse al despertar de la anestesia. Deberá respirar, inhalar y exhalar, por boca mientras dure el taponaje.
La nariz se encontrará cubierta por una férula de plástico o yeso. Este último se retirará al cabo de 6 días

Luego de la intervención quirúrgica: cuidados postoperatorios

Lo que resulta más incomodo o desagradable dentro de los primeros días del postoperatorio, es la imposibilidad de respirar por la nariz.
Se puede observar, sobre todo a nivel de los párpados, la aparición de edema y equimosis cuya duración es muy relativa y varia de paciente en paciente.
El taponaje se retira habitualmente dentro de las primeras 48 horas, y la férula nasal al 6to día.
Al principio la nariz tendrá una apariencia maciza debido al edema, y existirá una molestia para respirar secundaria al edema de la mucosa y a la formación de costras en las fosas nasales.
Los estigmas de la cirugía se atenuarán en forma progresiva, permitiendo un retorno a la vida social – laboral luego de algunos días (14 a 21 días aproximadamente). Los deportes y actividades violentas deberán evitarse los primeros tres meses.

Resultado final

Es necesario aguardar de dos a tres meses para poder apreciar un resultado estimativo de la intervención quirúrgica, sabiendo que el aspecto definitivo de la misma no se obtendrá hasta después del año.
La intervención brinda una mejoría estética completamente apreciable y a su vez, un beneficio psicológico notorio

Actualizado: 25.03.2014

Procedimientos eficaces

Procedimientos de otros pacientes