Merece la pena 93% Merece la pena Basado en 91 evaluaciones de pacientes

La queiloplastia secundaria de reducción de volumen, que es de la que vamos a ocuparnos aquí, es una intervención quirúrgica indicada en personas que se sometieron a la infiltración de un producto de relleno para aumentar el volumen de los labios que con el tiempo ha dado lugar a irregularidades. La operación consiste en la extracción total o parcial del material infiltrado y la remodelación del labio. Los resultados, evidentes en una semana, son excelentes.

Indicación

Llamamos queiloplastia a la intervención que nos permite modificar el volumen de los labios, embellecerlos, y devolverle a la boca su anatomía correcta corrigiendo defectos o alteraciones anatómicas congénitas o adquiridas.

La queiloplastia puede ser

Primaria:

  • De reducción (un procedimiento al que se someten generalmente pacientes de la raza negra).
  • De aumento (que se realiza con tejido propio tomado de la región inguinal o infiltrando productos de relleno).

Secundaria:

  • De reducción (para extraer producto de relleno infiltrado en una intervención previa).

En los últimos tiempos, la cirugía estética labial ha tomado cierto protagonismo, especialmente las intervenciones de aumento de volumen con diferentes productos de relleno. Se ha visto que pasados unos años estos productos, en principio permanentes, pueden dar lugar a deformidades por la formación de granulomas de cuerpo extraño, fibrosis o irregularidades debidas a bultos, depresiones o desplazamientos del material infiltrado lejos de la zona donde se implantó inicialmente. En casos excepcionales, el implante puede llegar a provocar reacciones de tipo inflamatorio a nivel local y, muy rara vez, incluso a nivel general.

rtykrasnesikne3

En estas situaciones de labios deformados como consecuencia de la infiltración de un producto de relleno, para devolver al labio una forma natural es necesario realizar una segunda queiloplastia, la cual consiste en retirar total o parcialmente el producto y remodelar el labio.

Antes de la queiloplastia secundaria, el paciente debe someterse a dos únicas pruebas con el fin de comprobar su estado físico general:

  • Una analítica.
  • Un electrocardiograma.

El curso de la operación

La queiloplastia se hace con anestesia local y, si el paciente lo requiere, con sedación.

Si, como es habitual, el producto está infiltrado en la parte roja del labio, el cirujano hará incisiones a lo largo del labio y, a través de ellas, extraerá el producto sobrante y un poco de mucosa, al tiempo que va dando forma al labio, procurando siempre dejar un buen grosor habida cuenta de que el deseo inicial del paciente era aumentar el volumen de sus labios.

Esto significa que no es necesario retirar todo el producto, ya que como queda dicho, lo habitual es que el paciente quiera mantener un labio grueso. De hecho la retirada completa del producto es excepcional y sólo se realiza en aquellos pacientes en los que está produciendo un daño clínico, esto es, alteraciones inflamatorias a nivel local o a nivel general, como reacción de rechazo del producto, que obligan al paciente a recibir un tratamiento con corticoides.

Una vez se ha procedido a retirar la cantidad adecuada de producto, las incisiones se cierran con hilo de sutura reabsorbible.

Todo ello en un plazo relativamente breve, puesto que la operación viene a durar poco más de una hora, en torno a los 75-90 minutos.

Una semana después, se retiran los puntos y ese mismo momento los resultados son ya visibles y satisfactorios. Bastará pues con una baja médica de 4 o 5 días, no más.

Cabe subrayar que, aunque es factible hacer algún retoque mínimo posterior, la remodelación se suele realizar en un único acto operatorio.

Llegados a este punto, es importante hacer una puntualización.

Convalecencia

El postoperatorio de la queiloplastia que se realiza en la parte roja del labio no es muy largo, en torno a una semana. Pero cuando la infiltración se ha producido en la parte blanca, la inflamación consecuencia del paso por quirófano puede alargarse hasta cuatro meses. Y si además de ser en la parte blanca es en el labio inferior, durante todo ese tiempo la inflamación se acompañará de una cierta falta de sensibilidad en la zona.

Visibilidad del efecto de la intervención

Volviendo a la queiloplastia en la zona roja del labio, podemos decir que las cicatrices son prácticamente imperceptibles ya a la semana, cuando se retiran los puntos, y que el resultado es permanente. No obstante, hay que tener en cuenta que, por una parte, de manera natural, con el paso de los años los labios pierden volumen y se modifican; y, por otra, que el producto que ha quedado en el labio puede llegar a producir, aunque sea en menor medida, otra deformidad (las deformidades dependen siempre de la cantidad de material de relleno presente en el labio: cuanto menos haya, menores serán las posibilidades de deformación).

Contraindicaciones

La única contraindicación para realizar una queiloplastia es la presencia de infección. Si la hubiera, habría que esperar a que remitiera la infección para intervenir.

Complicaciones

En cuanto a los riesgos de la intervención, el único posible es que se infecten los puntos, cosa que no suele ocurrir.

En el labio inferior puede aparecer insensibilidad cuando la reseccion es importante.

Resumen y conclusiones

No podemos hablar de ventajas y desventajas sobre otras intervenciones porque realmente no hay otra técnica para lograr el mismo efecto.

Actualizado: 01.06.2016

Especialistas en su área   

Procedimientos de otros pacientes