Me operé con el Dr. Alexander T. Hamers. Ha sido la mejor decisión que pude tomar en mi vida

Me operé con el Dr. Alexander T. Hamers. Ha sido la mejor decisión que pude tomar en mi vida

Desde que me desarrollé mi pecho adoptó una forma rara a mi parecer, ya que lo comparaba con el de mis amigas y era extremadamente diferente. Con el paso de los años iba a peor y me sentía muy mal conmigo misma, no me valoraba ni me quería en absoluto. Ir a comprar bikinis era un suplicio, todos los veranos me probaba infinidad de modelos, pero ninguno me hacía sentir cómoda. Los años seguían pasando y nunca me había planteado la opción de operarme, hasta que no pude más, y finalmente lo hablé con mis padres, los cuales me apoyaron desde el primer momento ya que eran conscientes del problema personal y psicológico que me estaba causando el tener el pecho de esa manera tan poco común (o eso creía yo).
Tras barajar diversas posibilidades, nos decidimos por acudir al hospital Quirón de Málaga, muy recomendable para cualquier tipo de necesidad, ya que está repleto de increíbles profesionales.
Tuve la primera consulta de carácter informativo, con el Dr. Alexander Hamers y sus enfermeras. He de reconocer que entré llena de nervios por la puerta de su consulta, pero salí de ella minutos después con una sonrisa de oreja a oreja y decidida a ponerme en manos de aquellos profesionales para ayudarme a solucionar mi problema.
Pasaron un par de meses y tras ultimar detalles y realizar mi preoperatorio, finalmente llegó la fecha de mi intervención.
Iba muy nerviosa, ya que nunca antes me había sometido a una operación de ningún tipo, además de eso, mi operación al final iba a ser diferente a un simple aumento, ya que mi pecho era el conocido como mama tuberosa/tubular, casos en los cuales es experto el Dr. Hamers.
Todo salió genial. Recuerdo que cuando me bajaron a la planta de quirófano el corazón se me iba a salir del pecho, pero absolutamente todo el personal que allí estaba o que simplemente pasaba por mi lado me dedicaba una sonrisa, unas palabras de ánimo o un simple gesto para tranquilizarme. Las enfermeras que me cogieron la vía y el anestesista no pudieron ser más cariñosos y amables conmigo, tanto, que a pesar de mi miedo entré a la sala de quirófano con una sonrisa. Mi último recuerdo antes de despertar es ya tumbada en la camilla donde se iba a realizar la intervención, y al Dr. Hamers cogiéndome la mano para tranquilizarme, hablándome de un tema agradable mientras la anestesia hacía su función.
Desperté, y todo salio perfecto. Los días posteriores fueron, por lógica, algo incómodos, pero aún así yo no podía estar más feliz. En cada cura el resultado se veía más y más increíble, y desde el momento en que abrí los ojos yo noté que no era la misma. Todos mis miedos e inseguridades habían desaparecido, y gracias a la decisión que tomé de ponerme en manos de Alexander y su equipo de profesionales.
A día de hoy, y casi justo un año después, puedo afirmar que ha sido la mejor decisión que pude tomar en mi vida, el operarme y el hacerlo en Quirón y con ese magnífico equipo, que tanto ha hecho por mí y ya no solo por el gran resultado de la operación, sino por el trato cercano y cariñoso que recibí desde el primer momento.
A todas aquellas que estéis pasando por la misma situación que tuve yo, o cualquier otra similar, no dudéis en acudir al Dr. Hamers, no os arrepentiréis.

Mostrar comentarios2 Ocultar comentarios2

Me gusta mucho! Enhorabuena!

Responder a Isabel

Muchas gracias guapa!

Evaluación del médico

Calificación promedio
Manera de tratar al paciente
Respondió mis preguntas
Tiempo que pasó conmigo
Cuidados postratamiento
Nivel de respuesta por teléfono o correo
Amabilidad y profesionalismo del personal
Tiempos de espera

Más experiencias como esta

Especialistas en su área