Cirugia plástica genital femenina

Autor:

Ya desde la pubertad y con el paso de los años, los genitales externos de las mujeres y de los hombres presentan una serie de cambios, tanto morfológicos como funcionales. Hasta hace unos años, cuando un paciente quería mejorar aspectos estéticos de estos órganos acudía al urólogo o al ginecólogo. Pero actualmente acuden a la consulta de cirugía plástica.

Las mujeres, debido sobre todo a la actual tendencia de depilación completa o casi completa del pubis, son más conscientes de los defectos que pudieran presentar en esta área. Anomalías como la hipertrofia de labios menores, la distrofia de labios mayores (tanto por hipertrofia como por atrofia), la ptosis o descenso del pubis o la excesiva amplitud de la vagina tras los partos son motivo de consulta cada vez más a menudo.

En el área genital femenina, la hipertrofia de los labios menores (que se puede ver en diferentes grados), una redistribución anómala del tejido adiposo con mayor acúmulo graso en pubis y una atrofia relativa de los labios mayores, los procesos de elastosis o flacidez con aspecto de labios mayores "vacíos" o una ptosis del pubis que oculta el introito vaginal, son motivo de consulta y susceptibles de ser tratados quirúrgicamente.

žena

En principio, idealmente, los genitales externos femeninos deben de presentar:

  1. unos labios menores simétricos que no excedan de forma notable el nivel de los labios mayores en bipedestación,
  2. un capuchón del clítoris más bien corto, con pocos pliegues,
  3. unos labios mayores moderadamente voluminosos, sin laxitud,
  4. y por último, un panículo adiposo del pubis también moderadamente voluminoso, que no esté ptósico (caído)

Hipertrofia de labios menores

Unos labios menores hipertróficos pueden ser molestos para la paciente, no solo desde el punto de vista estético, sino funcional, ya sea durante el coito, durante el ejercicio o al emplear ropa ajustada. La paciente puede manifestar problemas de autoestima e inhibición en su esfera personal. Aunque este trastorno es posiblemente congénito, aparece en la pubertad y se incrementa con el paso de los años, por irritación crónica o los embarazos. Esta hipertrofia puede adquirir diferentes formas y tamaños.
Se debe examinar el tamaño, la simetría y la longitud de la parte anterior y posterior de los labios. También se examina el capuchón del clítoris para determinar el exceso de piel. Es aconsejable que la paciente maneje un espejo de mano para entender mejor las explicaciones que se le puedan dar.
Aunque existen múltiples técnicas de Labioplastia, las dos más extendidas son la resección del tejido hipertrófico con trimado y sutura, y las variantes de la resección de una cuña central.
Los resultados con cualquiera de las técnicas son muy favorables y el nivel de satisfacción de los pacientes es elevado.

Labios mayores

Dos son los motivos de consulta por anomalías estéticas de los labios mayores: un excesivo volumen o una pérdida de volumen con excesiva flacidez. Cuando exploramos a la paciente es conveniente primero examinarla en bipedestación, comprobando la influencia que una ptosis del pubis pudiera tener en el aspecto de los labios mayores, y a continuación en posición ginecológica. Las alternativas de las que disponemos son: resecar el exceso de piel a modo de lifting para eliminar la flacidez, incrementar su volumen con grasa, o una combinación de ambas técnicas.
Los labios mayores, con los años u otras circunstancias, pueden perder grasa y dar un aspecto de flacidez. A menudo esto se asocia a un mayor acúmulo graso en el monte púbico. El aumento de volumen se suele realizar con grasa autóloga o con inyectables sintéticos tipo ácido hialurónico, empleando habitualmente entre 40 y 50 cc en cada labio, hasta que se aprecia turgente.
La cirugía estética de los labios mayores y menores puede ser realizada simultáneamente. Si es así, comenzaríamos por los menores.

Ptosis de pubis

Tanto la obesidad como la pérdida masiva de peso pueden producir un abultamiento con ptosis del monte púbico, que desciende y oculta la vulva y los labios mayores. Las pacientes manifiestan estar incómodas por tener un bulto que se nota bajo la ropa, o bien problemas de índole higiénico.
Cuando no hay ptosis (descenso) sino solo un acúmulo de grasa púbica, una liposucción puede ser suficiente. Pero lo más habitual es que exista un descenso marcado. En la mayoría de los casos esta corrección se hará simultáneamente a una abdominoplastia.

Publicado: 13.12.2012

Autor

Especialista MIR en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (Hospital Ramón y Cajal de Madrid). Es miembro numerario de la SECPRE y ejerce la actividad privada. Es coautor de 4 libros y autor de numerosos artículos en revistas médicas nacionales e internacionales.

El debate del tema

Labioplastia - Novedades

Cirugia plástica genital femenina

Dr. Esteban Sarmentero

Ya desde la pubertad y con el paso de los años, los genitales externos de las mujeres y de los hombres presentan una serie de...

Más experiencias como esta

Especialistas en su área   
Procedimientos de otros pacientes