Braquimetatarsia: el dedo que no creció

La braquimetatarsia es una deformidad congénita del pie provocada por un hueso metatarsiano (generalmente el cuarto) excepcionalmente corto. Como resultado, el dedo del pie que se encuentra al final de ese hueso metatarsiano no “avanza” hasta la sección frontal del pie como lo haría si el metatarsiano hubiese crecido normalmente. Por este motivo, el dedo en cuestión parece ser mucho más corto que los otros dedos e incluso podría parecer torcido, aunque su longitud suele ser normal.

erdogan
Adem Erdogan, M.D.

En Alemania, aproximadamente 1 de cada 3000 personas (27 000 en total) padecen esta deformidad, que afecta a las mujeres 26 veces más que a los hombres. Se desconoce el motivo de esta rara deformidad.
Muchos pacientes padecen a causa del aspecto inusual de su pie. Además de los problemas estéticos, un gran porcentaje de los pacientes dice que la deformidad les produce angustia. El setenta y dos por ciento (¡!) de mis pacientes reconocen que se sienten angustiados.

Cómo identificar el sentimiento de angustia

Las personas con braquimetatarsia a menudo deben enfrentar los siguientes problemas:

prsty
  • Baja autoestima.
    Sentirse estigmatizado.
    Sentirse poco atractivos, lo cual puede causar trastornos sexuales. El treinta y cuatro por ciento de mis pacientes se avergüenza de mostrar sus pies a su pareja.
    Comportamiento evasivo: los pacientes con braquimetatarsia evitan caminar descalzos, nadar y usar calzado abierto en público. A estos pacientes les aterroriza la idea de irse de vacaciones a la costa. De esta manera, se privan (y privan a su pareja) de una experiencia sumamente agradable.

Los pacientes con braquimetatarsia suelen compartir la misma historia: cuando finalmente reúnen el coraje necesario para acudir a un médico, se les dice que no hay nada que se pueda hacer al respecto y que tienen que aprender a vivir con su problema. En muchos casos, también se recomienda terapia.

Por mi parte, he observado lo siguiente:

  1. 1. No creo que la terapia sea una buena idea, porque la angustia del paciente proviene de una deformidad que se puede corregir y no de una deformidad que surgió a causa de un conflicto interno. En otras palabras, la terapia no elimina la causa de la angustia (el dedo que es demasiado corto) y, por lo tanto, no ayuda al paciente.
  2. 2. Existen técnicas quirúrgicas modernas y eficaces para corregir la braquimetatarsia con resultados que varían de lo bueno a lo excelente, siempre y cuando no se produzcan complicaciones durante el proceso de curación.
prsty2

Las técnicas quirúrgicas más importantes son:

  • Alargamiento en una etapa del hueso metatarsiano con injerto óseo (autólogo o artificial). Se trata de un procedimiento quirúrgico.
    Alargamiento óseo (callotasis) con dispositivo de fijación interno o externo para extender el hueso metatarsiano corto durante determinado número de meses.
    Osteotomía longitudinal de Scarf (para corregir leves diferencias de longitud).

El período de cuidado postoperatorio suele ser de entre 6 y 12 semanas, según la técnica quirúrgica que se haya elegido. Para que el procedimiento sea exitoso, debe estar a cargo de un cirujano experimentado con vasta experiencia en los procedimientos mencionados arriba que, en algunas ocasiones, pueden ser complejos.

Conclusión:

La braquimetatarsia no es un capricho del destino al que uno debe resignarse. Los problemas estéticos y/o la angustia se pueden corregir de manera eficaz mediante cirugía. ¡Los pacientes pueden disfrutar una vida normal!

Adem Erdogan, Cirujano especialista
Cirujano podólogo certificado por la Sociedad Alemana de Cirugía del Pie (Gesellschaft für Fußchirurgie eV, GFFC)
Cirujano podólogo estético

www.adem-erdogan.de

Actualizado: 23.10.2015

El debate del tema

Especialistas en su área   

Procedimientos de otros pacientes