Abdominoplastias: Dermolipectomia vs. Lipoescultura

Autor:

Hoy uno de los paradigmas de la belleza esta fuertemente asociado con la delgadez y la esbeltez. Abdómenes planos, delgados, sin curvas agregadas y con músculos marcados son sinónimo de belleza y juventud.

brichobricho Aunque en épocas remotas se era más permisivo con las curvas en exceso hoy no solo es difícil de aceptar desde el punto de vista de la calidad de vida sino también en la cantidad de vida: numerosos trabajos científicos asocian el aumento del diámetro abdominal con incremento en los porcentajes de trastornos vasculares y circulatorios.

La solución definitiva para esta afección va de la mano de la abdominoplastia: prácticas quirúrgicas tendientes a mejorar estéticamente la región abdominal. Estas prácticas son principalmente dos: la dermolipectomía y la lipoaspiración o lipoescultura.

Pero antes de insertarnos en estos dos procedimientos vamos a conocer algunos detalles que hacen al entendimiento completo del tema:
Los adipositos tienen como función en todas las especies almacenar energía en forma de triglicéridos y movilizarlos según la necesidad. Su tamaño puede incrementarse hasta 1000 veces según el requerimiento de almacenaje o exceso de grasas o calorías circulantes. Como ejemplo para entender esta magnitud podemos comparar a una célula grasa con una dieta pobre en grasas con el tamaño de una aceituna (en realidad mide menos de un milímetro). Esta misma célula con una dieta rica en grasa y con excesos de calorías llevaría su tamaño comparable al de un pomelo. Esto se explica mejor mediante la teoría adipositaria.

Teoría adipositaria: esta teoría sostiene que nacemos con una cantidad fija de adipositos (células grasas) que se multiplican y se desarrollan hasta la pubertad; pero que después de la pubertad dejan de multiplicarse y, por consiguiente, la cantidad de adipositos permanece fija. O sea que el aumento del volumen del tejido graso en una persona con sobrepeso es a expensa de hipertrofia (aumento de tamaño) de los adipositos y no de hiperplasia (aumento de número).

Esto hace que cualquier tratamiento adelgazante en pacientes con obesidades localizadas solo pueda hacer reducir en volumen proporcional todas las células grasas de su cuerpo, pero no así en forma localizada. Por lo tanto esta persona vera disminuir parte del volumen graso de la zona deseada (zona de obesidad localizada) al mismo tiempo que pierde volumen graso en zonas no deseadas (por ejemplo mamas y glúteos).

El límite a esta teoría es cuando la paciente aumenta su peso corporal en más del 100%: en estos casos nuestro cuerpo comienza a fabricar células grasas nuevamente para poder contener todo ese exceso de calorías y grasas que ingresaron a nuestro cuerpo.

La piel se encuentra adherida al plano muscular por medio de tabiques de tejido conectivo anclados entre la dermis cutánea y la fascias o membrana que recubre los músculos. Estos tabiques conforman entre si espacios que denominamos celdillas y que son ocupados con tejido graso. Estos tabiques tienen capacidad elástica. Cuando el acumulo de tejido graso entre las celdillas es excesivo nos enfrentamos al fenómeno del acordeón.

Fenómeno del acordeón: cuando la capacidad de cada una de las celdillas grasas se ve excedida estas solo se deforman, dada la capacidad elástica del tejido conectivo, y el acumulo entre medio de ellas protuye en la superficie de la piel: aparece el capitoneado o imagen de piel celulítica o mejor expresado el fibroedema geloide. Pero a su vez esta capacidad elástica también se vuelve en capacidad retractil permitiendo que si eliminamos tejido graso la piel permanezca adherida al plano muscular.
Es así como podemos estar tranquilos que al eliminar tejido graso, la piel que la contenía, y que ahora se muestra redundante o sobrante, va a contraerse para fijarse en su nueva ubicación gracias a su capacidad elastica/retractil, más cercana al plano muscular dada la ausencia parcial del tejido graso que los separaba.
De esta forma sabemos que si eliminamos tejido graso en forma aguda (procedimiento quirúrgico) y no crónica (dieta) la piel no va a quedar redundante o con grandes pliegues.

Dermolipectomia vs. Lipoescultura

Primero debemos aclarar que el término de lipoescultura no hace más que aclarar que se realiza la lipoaspiración convencional con bomba de aspiración pero con cánulas más pequeñas que las habituales: se usan de diámetro no mayor a los 3-5 milímetros. Por lo tanto pueden ser usados como sinónimos.
Por otro lado el término dermolipectomia corresponde a la resección de tejido cutáneo y graso de alguna zona corporal. En el caso que nos ocupa hablamos entonces de dermolipectomia abdominal.

Ahora bien, nos encontramos ante un abdomen con exceso de tejido graso y con la persona que lo porta queriendo resolverlo.... ¿qué le podemos ofrecer como solución?

Le vamos a preguntar al interesado ante todo si quiere un resultado temporario pero no cruento o minimamente invasivo (por ejemplo endermoterapia) o un resultado permanente pero invasivo o quirúrgico. Nos vamos a quedar con esta última posibilidad.

Si el problema es solo el exceso de tejido graso y no tiene ninguna otra afección asociada lo ideal es pensar en realizar una lipoescultura: reducimos tejido graso localizado con mínimas insiciones de escasos 2-4 milímetros de longitud y confiamos en la capacidad retractil de la piel para obtener en algunos meses, cuando se vallan el edema y hematoma residual, el resultado esperado.
Es importante recalcar que esta capacidad elastica/retractil de la piel no es exclusiva de las personas jóvenes; también podemos realizar lipoesculturas en pacientes en su 5ta o 6ta década y obtener iguales resultados. También en bueno aclarar que aunque confiemos en la capacidad retractil de la piel es de buena practica asociar en el período postoperatorio el uso de fajas de contención y/o drenajes linfáticos para acelerar y mejorar el resultado.

Entonces.... ¿cuales son estas afecciones asociadas que me llevarían a realizar una dermolipectomia o adicionarla a la lipoescultura? Cuando además del exceso de tejido graso nos encontremos con:

  • Cicatrices en el abdomen inferior

  • Estrías en el abdomen inferior

  • Cesáreas verticales

  • Delantal cutáneo (exceso importante de piel)

  • Hernia umbilical

  • Eventraciones (hernias a través de cicatrices)

  • Diastasis de músculos rectos abdominales (abdomen globoso)

  • Después de grandes descensos de peso

  • Después de cirugías bariatricas (cirugia para la obesidad morbida)

Hay varias formas de abordar el abdomen para una dermolipectomia pero la más difundida y menos notoria es a través de una insición pegada al pubis y de forma horizontal, permitiendo así que la ropa interior o traje de baño pueda cubrir la cicatriz (ver figura 1).

abdomino fprivera

Figura 1: lugar donde queda la cicatriz dedermolipectomía, fácilmente disimulable con ropa interior o traje de baño.10 a 13 cm es la distancia de la cicatriz al ombligo.

Así como los resultados de una dermolipectomia cuando tiene indicación son mas espectaculares y llamativos que los de una lipoescultura (ver fotos antes y después pacientes) también hay que advertir que su postoperatorio es más largo y complejo:

mayor período de convalecencia, faja o contención más prolongada, mayores molestias, más cicatrices y frecuente uso de drenajes espirativos primeros días postoperatorios.

Como siempre que buscamos alguna mejora estética en nuestro cuerpo lo más importante es tener una idea clara y precisa de nuestros inesteticismos, cuantificar cuanto más o menos nos molestas o nos afectan en nuestra vida laboral y social y junto con el cirujano plástico elegido valorar las posibilidades de tratamientos y resultados a obtener.

Publicado: 23.08.2013

Abdominoplastia - Novedades

Más experiencias como esta

- Preguntas más frecuentes

Especialistas en su área   
Procedimientos de otros pacientes